Ir a contenido

Cómo hacer un inventario honesto y espiritual - John Baker & Rick Warren

$17.000

Un programa de recuperación basado en ocho principios de las bienaventuranzas:

1. Reconozco que no soy Dios. Admito que no tengo poder para controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable. "Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece". (Mateo 5: 3)

2. En una forma sincera creo que Dios existe, que le intereso y que Él tiene el poder para ayudarme en mi recuperación. "Dichosos los que lloran, porque serán consolados". (Mateo 5: 4)

3. Conscientemente decido comprometer toda mi vida y voluntad al cuidado y control de Cristo. "Dichosos los humildes, porque recibirán la tierra como herencia". (Mateo 5: 5)

4. Una apertura para un autoexamen y confesión de mis faltas a Dios ya alguien en quien confío. "Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios". (Mateo 5: 8)

5. Para que Dios pueda hacer los cambios en mi vida, me someto voluntariamente a Él y con humildad le pido que remueva mis defectos de carácter. "Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados". (Mateo 5: 6)

6. Evalúo todas mis relaciones. Ofrezco perdón a aquellos que me han hecho daño y enmiendo los daños que he ocasionado a otros, excepto si cuando al hacerlo les dañara a ellos oa otros. "Dichosos los compasivos, porque serán tratados con compasión". (Mateo 5: 7)

7. Reservo un tiempo diario con Dios para una autoevaluación, lectura de la Biblia y oración con el fin de conocer a Dios y Su voluntad para mi vida y obtener el poder para seguirla. "Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios". (Mateo 5: 9)

8. Al rendir mi vida a Dios para ser usada puedo llevar estas Buenas Nuevas a otros, tanto con mi ejemplo como con mis palabras. “Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenece” (Mateo 5:10).

Encuadernación: Con grapas

Páginas: 64 

Tamaño: 15.2 x 0.5 x 22.9 cm